free hit counter
NOTICIAS
INAPAM da luz verde para que adultos mayores vacunados regresen como empacadores

A través de un comunicado, el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM) dio a conocer que los abuelitos que ya se encuentren vacunados podrán regresar a trabajar de manera voluntaria como empacadores de mercancías en tiendas de autoservicio y supermercados.

INAPAM da luz verde para que adultos mayores vacunados regresen como empacadores

El INAPAM refirió que los adultos mayores que regresen a trabajar deberán cumplir con el esquema completo de vacunación, es decir, deberán haber recibido las dos dosis del fármaco.

El regreso además deberá hacerse de manera gradual y conforme a las disposiciones del semáforo epidemiológico de cada entidad.

De igual forma, el INAPAM compartió una serie de recomendaciones a las personas que retomarán este actividad laboral: 

  • La reincorporación de las personas adultas mayores a su actividad de empacado de mercancía, deberá ser de manera paulatina, con aquellas que completaron su esquema de vacunación COVID-19 y que no hayan presentado alguna enfermedad respiratoria en el último mes.
  • Atender el semáforo de riesgo epidemiológico conforme a lo establecido en cada entidad de la República. Recordar que este es un sistema de monitoreo para la regulación del uso del espacio público de acuerdo con el riesgo de contagio de COVID-19.
  • A quienes deseen voluntariamente permanecer en sus domicilios por un periodo más prolongado, se sugiere a las empresas proporcionarles las facilidades para reincorporarse al establecimiento donde realizaban la actividad de empacador de mercancía, en el momento que lo decidan o cuando la tienda opere al cien por ciento.
  • Aplicar el uso obligatorio de cubrebocas desde la salida de su domicilio, durante el tiempo que permanezcan en la tienda y de regreso a su casa.
  • Brindar capacitación a las y los empacadores voluntarios sobre las medidas preventivas implementadas por cada establecimiento, que deberán seguir durante su horario de actividad en la tienda y al llegar a casa, entre las que se encuentran las prácticas apropiadas de higiene de manos, toser o estornudar de etiqueta y la sana distancia durante el desarrollo de actividades y el contacto social.
  • Establecer un filtro sanitario al ingresar a la tienda como se hace con el resto de personal, con la finalidad de medir la temperatura, realizar limpieza de calzado en tapete sanitizante y aplicar alcohol gel en las manos.
  • Proporcionar las condiciones sanitarias necesarias como espacios y materiales requeridos para la continua higiene de manos, cubre boca, guantes desechables, caretas o los establecidos por el corporativo.
  • Llevar a cabo protocolos frecuentes de limpieza, desinfección y sana distancia en los espacios de la línea de cajas y lugares de descanso de las y los empacadores voluntarios.
  • Evitar aglomeraciones en horarios de espera de cajas, manteniendo la permanencia de una sola persona para el servicio y privilegiando la sana distancia.
  • Flexibilidad para permisos de ausencia por enfermedad, alentando a quedarse en casa a quienes muestren síntomas relacionados con enfermedades respiratorias, como fiebre, dolores musculares, de cabeza, garganta, tos, escurrimiento nasal y nariz obstruida, o estómago indispuesto.
  • Reducir al mínimo las situaciones en las que se concentren grupos de personas mayores y cuando sea necesario reunirse, evitar el contacto estrecho manteniendo una separación mínima de 1.5 metros y asegurarse que haya ventilación apropiada o que se lleve a cabo en un lugar abierto.

Recordemos que desde el principio de la pandemia, los adultos mayores fueron de los más afectados, pues debido a que son considerados población de riesgo, se les regresaba a sus casas de sus lugares de trabajo con la finalidad de que no se contagiaran. 

También te puede interesar: Tras acusaciones de abuso realizadas por Frida Sofía, Enrique Guzmán la reta a demandarlo



No te puedes perder...

...

La leyenda de Joaquín Pardavé

La magia del bicarbonato

La bicicleta, ¿moda o necesidad?

Cuando los padres quedamos huérfanos

Comentarios